Lifting Facial

Lifting Facial

Lifting Facial

Ficha técnica:

El lifting facial es una técnica quirúrgica consistente reposicionar los volúmenes faciales y mejorar así los signos más evidentes de la edad.

Su principal objetivo es reducir las arrugas y pliegues de la cara, abarcando desde el cuello, las mejillas, la barbilla y dar en general un aspecto rejuvenecido.
La duración de esta técnica oscila entre las 3 y 4 horas aunque puede variar según la complejidad de la intervención.

Este tipo de procedimiento quirúrgico se lleva a cabo mediante anestesia general y en necesario el ingreso hospitalario de la persona en torno a las 24 horas.

El nivel de malestar(0-10) después de la intervención es de 2-4 y su recuperación es variable en torno 10 o 14 días.

Los resultados obtenidos por nuestros pacientes son satisfactorios. No son inmediatos, pudiéndose empezarse a apreciar a partir del primer mes.

El coste de la intervención es variable según la complejidad , común asociar otros procedimientos.

Más Información

¿Qué es?:

El lifting facial o ritidectomía es una técnica quirúrgica que consiste en la remodelación de los volúmenes faciales para mejorar arrugas y pliegues. Reposicionando los volúmenes faciales que han caído con el paso del tiempo. Esta técnica abarca desde el cuello, las mejillas y la barbilla dando un aspecto más rejuvenecido.

En ocasiones suele ser complementado con un lifting frontal.

Candidato ideal:

El candidato ideal para este tipo de intervenciones son aquellos hombres y mujeres que se encuentran entre los 45 y 70 años que quieren ver eliminadas aquellos pliegues o arrugas de su cara.

Lugar de la intervención:

El lifting facial es una técnica quirúrgica que requiere ingreso en una clínica u hospital y se realiza dentro de un quirófano. Nunca debe realizarse dentro de una consulta.
La paciente ingresará en el hospital horas antes de la intervención y normalmente permanecerá ingresada hasta 24 horas después de la operación.

Intervención:

Esta técnica consiste reposicionar los volúmenes faciales que han caído con el paso del tiempo, una vez conseguido esto se procede a eliminar la piel excesiva de la cara para adaptarse a la nueva distribución de volúmenes.

La incisiones quedan ocultas en el cabello y la zona de detrás de la oreja excepto una pequeña zona que se oculta pro los pliegues de la oreja.

El principal objetivo es reposicionar los volúmenes en su posición original mediante el trabajo sobre la fascia superficial de la cara.

Es habitual dejar colocado un drenaje que es retirado a las 24 horas coincidiendo con el alta hospitalaria.

Tipo de anestesia:

El tipo de anestesia utilizada para este tipo de intervenciones es general con inducción intravenosa y mantenimiento inhalatorio, durante el cual el paciente estará dormido hasta la finalización de la misma, por tanto no percibirá dolor. En ocasiones puede utilizarse anestesia local más sedación.

Duración de la intervención:

La duración de esta técnica quirúrgica puede variar dependiendo de la complejidad de la intervención, pero suele estar en torno a 3 o 4 horas.
Si la cirugía se acompaña de otro procedimiento o intervención, el tiempo puede aumentar.

Post-operatorio:

Tras la operación, el paciente notará tirantez en la cara y probablemente alguna zona adormecida o hinchada. En ocasiones pueden salir morados. Todos estos síntomas irán remitiendo con el paso de los días.
No es doloroso aunque puede resultar un poco molesto.
Es recomendable que el paciente lleve a cabo todas las recomendaciones médicas.
Al principio las cicatrices tendrán un color más rosado y con el paso del tiempo este color se volverá similar al color de la piel.

Vuelta a la normalidad:

Aproximadamente a partir de las dos semanas el paciente estará casi recuperado.
Es muy recomendable que no se tome el sol en los meses posteriores.
Para ocultar los signos de la intervención después de las dos semanas se puede utilizar maquillaje.

Resultados obtenidos:

Los resultados obtenidos por nuestros pacientes son muy satisfactorios.
No son inmediatos, pudiéndose apreciar a partir primer mes.
Los resultados, aunque no son permanentes, ya que la cara seguirá s uprocedo de envejecimiento, solo que partirá de un estadio anterior.
Los resultados conseguidos actualmente con el tratamiento volumétrico de la cara no son comparables a los obtenidos décadas atrás en los que solo estiraba la piel dando lugar a resultados artificiales.

¿Riesgos asociados a la intervención?:

Este tipo de cirugías no entraña riesgos importantes, aunque como cualquier técnica quirúrgica puede conllevar complicaciones. Las complicaciones son infrecuentes: se pueden producir hematomas, infección de la herida alteraciones en la cicatrización sobre todo en pacientes fumadores.


Otra información:

¿El resultado es permanente?

El resultado no es permanente pero si bastante duradero. Esta técnica no impide el envejecimiento posterior.
La duración depende del paciente y de la franja de edad en la que se lo ha realizado. Normalmente suele tener una duración entre los 8 a 10 años.